Como fue realizado «Ventea» con los campesino(a)s de FALCÓN, por Victor Hugo Rivera

Victor Hugo Rivera (foto), formador de la Escuela Popular y Latinoamericana de Cine y Televisión, nos cuenta como realizo el documental “Ventea” para la nueva televisora campesina Terra TV.

La propuesta sale de filmar fragmentos de la propia cotidianidad de cada comunidad en que caminaba, entendiendo que siempre caminaba en cada lugar y veía el espacio pues y asi como veía mucho el espacio y escuchaba cada vez mas cosas, recuerdo que el primer día que llegue veía mucho el cielo y la sierra y las estrellas era como un lugar mágico dentro del país como escondido, caminaba caminaba filmaba conversaba mucho con la gente hasta que uno pudiera convertirse… pasar desapercibido, poder ser invisible… escuchaba mucho a la gente… y por lo menos la primera casa que grabé, recuerdo al senor de 82 anos que sin mediar muchas palabras cuando tenia rato de filmar su trabajo de cada manana me sorprende con una taza de cafe y una arepa con un queso de cabra.

Cada fragmento que iba grabando, se volvía como.. un síntoma.. como una.. un espejo quizás.. el propio rostro del entorno, fue generando esa comprensión por las cosas, por los espacios por donde uno estaba pasando, mas allá de lo estético que es propio del lugar, transmitía mucha vida, filmaba unos cuantos minutos, filmaba.. había tanta vida demás, quería que eso se sintiera en la cámara, la… la presencia constante del viento, tantas cosas sin filmar ayudaban a entender el lugar y a filmar, a veces vi cosas bellas, pero respete, no filme, consciente de perder a lo mejor una bella imagen pero consciente también, de sentir que tenia que dejar de filmar para tener el debido respeto. Cada plano en si es un fragmento de infinitos detalles que hay en el estado. Y también eran momentos fugaces que uno pasaba con la gente y uno percibía mucha gente de la gente que transforman el mundo sin perder la sencillez.

Ahora todas estas cosas antecedieron antes del momento mas central del propósito que era la segunda Marcha Campesina que llego al estado Falcón. La marcha como actividad final, era un reto titanico de llevar a toda la gente hasta Coro, pero todo lo demás fue cogiendo mucha fuerza y la marcha quedo como un espacio mas en que me sumé, quizas filmé y tratando de entender lo que había filmado anteriormente, empece a editar todo acá. Habia un conjunto de discontinuidades que se fueron entrelazando, ademas de visualizar el material alrededor de un mes y cinco días, uno trata de conectar tantas vivencias que se dieron con la gente y…

Habia mucha intuición… si, ahí desde el primer momento, este… por lo menos de cada espacio recorrido uno percibe mucha energía de la gente. La cámara fue como un elemento mas que estuvo dentro del entorno, en ningún momento asumí el gesto formal de filmar, uno era lo mas sigiloso a la hora de rodar, la cámara era una compañera mas que andaba con uno, no había esa postura quizás egocéntrica del artista que viene a hacer planos, no, uno va con toda la sencillez a hacer su trabajo, y toda esa energía se transmite dentro de la filmación. Dentro de la magia del montaje uno ha estado en un nivel un poco mas concentrado de lo que se venia trabajando, uno ha pasado allá una semana y uno siente que ha estado mucho mas tiempo, hay una intensidad de cada espacio, pareciese que fue mas tiempo, que fuese mas denso inclusive. Todo sale en el montaje, o sea a uno le ha tocado inhalar, hilar, tejer, esos fragmentos que se fueron filmando, se siente como en cada plano hay ideas, momentos fugaces pero que también quedan en la percepción del espectador, estuve adelantándome a lo que podría percibir el espectador.

URL de este articulo : https://wp.me/p2bGPp-1WC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *